Servicios post-mortem

SERVICIOS POST-MORTEM

Nosotros le ayudamos a planificar adecuadamente ante la inevitabilidad de muerte o la posibilidad de invalidez, ya que esto requiere un análisis simultáneo de varios y complejos conceptos legales y de tributación fiscal.  Nosotros podemos diseñar un plan que detalle cómo debe  ser administrado su patrimonio, a quiénes le serán otorgados y  bajo qué circunstancias se dispondrán los mismos después que usted o su cónyuge fallezcan mientras minimizamos el  impacto tributario de esta disposición.  Un plan completo debe incluir disposiciones claras acerca su salud, sus propiedades y el bienestar  de aquellos que dependen de usted durante un periodo temporal o permanente de invalidez.

La transmisión de bienes mortis causa, ya sea a título de testamento o abintestato, requiere de un proceso de tramitación judicial específico: el llamado proceso “probate”. El objetivo de este proceso es, por una parte comprobar o certificar la autenticidad del testamento, y por otra garantizar que los bienes del causante se distribuyan conforme a su voluntad testamentaria y de acuerdo con la normativa estatal de derecho sucesorio. Para ello, es preciso hacer un inventario de  los bienes del causante, hacer pagos de deudas, monitorear las diferentes cargas que conllevan de la herencia, resolver los posibles conflictos o pleitos entre los herederos y distribuir el remanente, una vez de haberse resuelto las deudas y cargas entre los destinatarios de los bienes.

La administración de sucesión testamentaria se refiere a los procesos a través de los cuales se transfieren bienes raíces después de la muerte. La legalización de un testamento será necesaria si cualquiera de los bienes que figuran a nombre del fallecido requieren un cambio de titularidad que no puede tener lugar sin intervención judicial. Legalización puede ser “independiente” o “dependiente.” El caso de una administración independiente, el designado administra los patrimonios, paga las deudas, administra los archivos que necesita en las declaraciones de impuestos y los diversos documentos del tribunal, y distribuye los bienes inmobiliarios.

Un fideicomiso correctamente redactado y financiado por lo general evita la legalización. La sucesión testamentaria no tiene que ser presentada ante la corte testamentaria. No obstante, todavía hay pasos necesarios para administrar la sucesión: los beneficiarios deben ser contactados, el patrimonio debe ser recogido, valorado y manejado; los acreedores potenciales deben ser notificados, deudas, impuestos y gastos finales deben ser pagados, y en definitiva todos los ingresos y patrimonios restantes deben distribuirse de acuerdo con los términos del fideicomiso. Los fideicomisarios sucesores a menudo carecen de tiempo, recursos o conocimientos para administrar personalmente la sucesión y por lo tanto podrán recurrir a los profesionales del derecho, de contabilidad y de inversión. A menudo, un fiduciario corporativo (por ejemplo, una compañía fiduciaria) es una excelente alternativa a depender exclusivamente de miembros de la familia o amigos ocupados para servir como fideicomisario.

La administración de sucesión testamentaria, es en esencia establecer la validez de un testamento que el fallecido pudo haber tenido, la determinación de los herederos “legales” del fallecido si no ha habido una planificación de patrimonio, detallando sucesión testamentaria del fallecido (llamado el inventario), el pago de las deudas correspondientes y finalmente la distribución de los bienes del fallecido a las personas que tienen derecho a recibirla. En el conjunto adecuado de circunstancias esto puede ser un proceso relativamente sencillo en otras cuestiones imprevistas o de la falta de planificación previa puede crear problemas imprevistos.

Yo, como su abogado Iván Ramírez, me ofrezco a orientarle y ayudarle en todos los aspectos que conllevan para la protección de su PATRIMONIO, OBLIGACIONES FISCALES ENTRE OTROS como fueran los siguientes:

  • Asegurar que su cónyuge no quede desamparado en el aspecto económico o sin orientación sobre la protección de su patrimonio u obligaciones fiscales.
  • Ayudarle a prever u organizar un recurso suficiente que beneficiará a su familia en caso de convalecencia o fallecimiento.
  • Le proporciono ayuda y orientación total sobre sus asuntos patrimoniales y fiscales en la situación que pudiera presentarse en caso de que la primera persona que se elige para esta responsabilidad fallezca o quede imposibilitada de manera temporal o permanente.
  • Siempre estoy presente y representándolo ante un tribunal para cuando usted decida elegir a un representante quien se hará cargo de su patrimonio y responsabilidades fiscales, sea o no sea residente de los Estados Unidos.
  • Le oriento de cuáles deben ser sus responsabilidades y obligaciones comerciales en caso de incapacidad o fallecimiento.
  • Prepárese para que hacer en caso de que su cónyuge y usted fallezcan simultáneamente.

Lo qué sucede si uno de mis herederos fallece antes que yo ¿A quién le pertenecerá su parte?